Tiempo de lectura: 6 minutos

Llega la víspera de fin de año y suspiras por los propósitos que no se cumplieron, pareciera que el año se fue más rápido que el anterior y vuelves a proponerte los mismos objetivos, ahora si, lograr lo que llevas buscando desde hace 5 años. ¿Te suena algo de esto? La buena noticia es que seguimos en los primeros meses del año y el mejor momento para empezar es AHORA!

Mi intención con estos “Sunday Letters”, la nueva etapa de videos y con nuestros productos, logres inspirarte para sacar tus sueños más grandes, para quitar la barrera entre lo que “es realista lograr” y lo que realmente te gustaría lograr, para motivarte y recordarte que tienes la capacidad y el poder de hacer un poquito mejor las cosas cada día y sobre todo, darte las herramientas, entusiasmo y energía para tomar acción y ponerte a trabajar en ello.

Iniciemos por decir que SI, a vivir y experimentar nuevos hábitos que sumen algo positivo a nuestra vida

El hábito de aprender algo nuevo …

¿Qué es un hábito?

Yo los llamo super poderes porque con cada nuevo hábito que vamos incorporando a nuestra vida, vamos logrando mejores y nuevas cosas en el día, cada nuevo hábito representa algo positivo para nosotros, AHORA, por ser un super poder, no se consigue fácil, no se compra en ningún lado y depende de varios factores lograr UNO SOLO.

Este proceso de incorporar un nuevo hábito a nuestra vida puede llegar a ser incómodo, cansado y hasta doloroso, sin embargo, te prometo que cuando cruzas la meta, todo eso se convierte en una comprobación de que puedes conseguir esto y mucho más, ese proceso que viviste para conseguir crear un nuevo hábito, te muestra en una pequeña dimensión que para conseguir tus metas el camino será incómodo y a veces complicado pero la recompensa es gigantesca, tus ideas evolucionan, tu actitud cambia, tu fuerza de voluntad se entrena y muchos otros cambios positivos pasan en este proceso.

Naty Arbelaez, Triatleta colombiana y admiración pura de construcción de hábitos, ella comparte y deja ver en su contenido que llegar a la meta viene acompañado de fases incomodas, complicadas y de querer botarlo todo pero que cuando uno decide superar eso, vale 100% la pena el resultado y la satisfacción personal.

Y si todo esto trae tantos beneficios, ¿Por qué es algo que cuesta tanto comenzar? Por pereza, por miedo al fracaso, excusas, falta de prioridades y un millón de razones más … lo importante aquí, es volvernos conscientes de que si tenemos algo de todo esto, nos detengamos por un momento y pensemos que nos aportará más a la larga, quedarnos quietos y estancados toda la vida por miedo o pereza al único lugar que llevan es a no hacer NADA, ó DECIDAMOS tomar el riesgo y seguir los 3 pasos de aquí abajo y tan solo ver que pasa …

Mi mamá siempre me decía, – Cecilia (Así me dice cuando me habla firme) ¿Qué es lo peor que puede pasar? Y tenía razón, porque hasta ahorita, no ha pasado nada que me haga arrepentirme por iniciar algo positivo en mi vida.

3 pasos para iniciar un hábito

Decisión

El paso más importante, simplemente porque sin este, no se empezaría NUNCA, así que se convierte este paso en la primera meta a lograr >>>> ¡COMENZAR!

Al final del post encontrarás un link para unirte al desafio de 30 días en Facebook. ES TOTALMENTE GRATIS

“Sin el primer paso, no existiría un segundo”

Aquí vienen muchas preguntas, dime si te identificas con alguna, ¿Qué hábito quiero empezar?; ¿Cuáles son las opciones?; ¿Me va a tomar mucho tiempo y esfuerzo?, ¿Cuando voy a empezar a ver resultados?

Un hábito se forma y se hace de uno en uno, recuerda, el que mucho abarca poco aprieta, inicia un nuevo hábito y sostenlo por 30 días, después de lograrlo con éxito, entrarás a la fase de mantenimiento de ese hábito y podrás iniciar con uno nuevo, empecemos por aquello que siempre has querido lograr ó intentar pero que por una u otra razón pospones, inicias pero no terminas, etc.

¿Ya lo tienes? Perfecto, ahora pártelo como en un rompecabezas y crea pequeñas metas para llegar a ello.

Ejemplo: Si tu meta es lograr llegar a tu peso ideal y una de las maneras de llegar a ello es con ejercicio, tu meta sería incorporar el hábito de hacer ejercicio diariamente hasta volverlo un hábito.

Como tu meta debe ser medible para que realmente tengas un objetivo claro, tu meta sería hacer mínimo 10,000 pasos diarios o 60 minutos de ejercicio por 30 días sin fallar.

“Ponte como meta, pase lo que pase, jamás defraudarte”

Fuerza de voluntad

Aquí viene la parte crucial de creación de un hábito, la fuerza de voluntad, déjame decirte que esta fuerza es como un músculo que se entrena y puede pasar de ser débil a ser un hulk por la fuerza que llega a tomar.

Para esto, te recomiendo amanecer pensando que tu meta a vencer es solo ese día, olvídate un poco de los 30 días, yo siempre digo que esa frase que utilizan en AA es poderosísima, “SOLO POR HOY”.

Un hábito también puede ser, quitar actividades que no aporten a tu vida y sustituirlas por algo que si lo haga, ejemplo: Dejar de ver TV por 30 días y cambiarlo por alguna actividad más recreativa.

Cuando quieras tirar la toalla, repitete, “Solo por hoy”, también te recomiendo escribirte una pequeña nota de motivación en un lugar de fácil acceso, ejemplo, las notas de tu celular, en donde se vea como algo así y te ayude a recordarte que vale la pena.

El mejor coach que puedes encontrar, esta dentro de ti, desafiate y escríbete una nota que te motive y te de una patada hacia delante cuando quieras tirar la toalla.

Al final de esos 30 días, habrás logrado, llegar a la meta, sumar un hábito positivo a tu vida, entrenar tu fuerza de voluntad y alimentar tu motivación y confianza para demostrarte que puedes lograr lo que sea que te propongas.

Al final, la meta más importante siempre será ser FELIZ!

Amor propio

¿Por qué estás haciendo esto?

Un hábito positivo es una muestra de amor a tu persona, es un paso de fé y confianza hacia tus sueños y por tanto, aquí un truco más, como mencionamos que la meta a vencer es día a día, así mismo necesitamos aplaudirnos y reconocernos que lo estamos logrando, por tanto cada día después de lograr tu meta, apláudete, reconócete, dite en voz alta que [email protected] te sientes de haberlo hecho, que no te de pena, TÚ eres la persona más importante en tu vida, imagina que le hablas a un niño que acaba de tener un logro. ¿Qué le dirías?

¡Reconócete!

Imagina que le hablas a un niño que acaba de tener un logro. ¿Qué le dirías?

Cuentáme, ¿En este precioso momento, te sientes [email protected] y con ganas de empezar algo nuevo?

Si es así y estás [email protected] a dar el primer paso, hagámoslo en equipo, únete al desafío de 30 días en Facebook para acompañarnos en este camino. ES TOTALMENTE GRATIS, te cuento más del reto por allá.

Si te interesa, entra dando click aquí.

Feliz de escribirte una semana más,

Cecilia Sanmer <3 Cuéntame en los comentarios, que te ha parecido esta entrada y si hay algo más que te gustaría saber del tema, espero verte en el grupo de Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *